Menu
Encuentros Futuras Mamas y Papas

MIÉRCOLES 6 DE DICIEMBRE HOTEL SPA REPUBLICA CORDOBA 1968, 18 hs.

Inscripción online
COMPLETA EL FORMULARIO


, Paternidad: Padre no se nace, se hace. 
Revista Baby and me Magazine | Encuentro Futuras Mamas y Papas

Paternidad: Padre no se nace, se hace. Revista Baby and me Magazine

Padre no se nace: se hace
 
Mucho se dice, se conoce, se debate, acerca del papel de la madre durante el embarazo y los primeros momentos de la vida del bebé. Madre e hijo tienen un protagonismo indiscutible en este período magnífico, sin embargo, hoy quisiéramos darle un merecido reconocimiento al actor injustamente olvidado en esta escena: el padre.
 
Papá, papi, pa…existen muchas maneras de llamar al actor principal de esta nota. Y para comenzar lo primero que debemos pensar es que la paternidad es un proceso. Es decir, no es un acto instantáneo que ocurre de una vez y para siempre, sino una sucesión de transformaciones que transcurren en el psiquismo de ese hombre y que necesitan de un tiempo para desarrollarse. Ser padre es una construcción, o, dicho de otra manera: Padre no se nace, se hace.

Lo único que tienen todos en común es el punto de inicio: la noticia del embarazo, de ahí en adelante son todas diferencias. El tiempo que necesita cada quien para desplegar su paternidad es individual, además cada sujeto va estar atravesado por su propia historia, su momento actual y sus expectativas futuras con relación al hijo.


Con la noticia de la llegada del bebé, el hombre debe iniciar un camino del que va a resultar transformado. Su identidad, tal como la conoce, abarca las categorías de hombre y, en algunos casos, esposo. Ahora debe hacer lugar también a la categoría de padre. Es muy sabido el importante rol del hombre como sostén de la madre en estos momentos, pero debemos aclarar que el hombre también tiene necesidad de ser sostenido para “paternalizarse”. Uno de los momentos más álgidos de este proceso ocurre promediando el embarazo, una vez que ya se ha asimilado la noticia pero antes que sean visibles los signos de gravidez.

Estadísticamente es el período de mayor distancia emocional y ambivalencia para con el hijo. Para el hombre, la gestación de un niño, es decir, el embarazo de la mujer, tiene mucho de mágico e incomprensible. El futuro padre más que nunca necesita del apoyo y empatía de la madre para interesarse en el desarrollo del bebé, y su participación en el deseo de tener ese hijo, en el embarazo y en el parto colaboran en este camino. Por ejemplo, un estudio realizado a padres cuyos hijos tenían siete meses de gestación, demostró que, la percepción de los movimientos del bebé dentro de la panza es un factor que influye en el desarrollo de la parentalidad, porque les permite sentir a su hijo como real y presente.

Numerosos teóricos e investigadores coinciden en que las interacciones del padre con el bebé durante el embarazo son importantes para sentar las bases del vínculo y del estilo de relación que se tendrá con ese hijo en un futuro.

Afortunadamente asistimos a un cambio cultural que paulatinamente acompaña este movimiento de incluir al padre durante el período de gestación. Los cursos de pre-parto son una muestra de ello. Acompañar a la madre a los controles, escuchar el latido del corazón a través de las ecografías, lo ligan aún más a ese hijo, cada vez más “real”. Hablarle al bebé aun cuando no ha nacido es otra forma de ir creando un vínculo, de ir incluyéndose paulatinamente como padre en la dupla madre-hijo en la que originalmente parecía no tener cabida.

A partir del nacimiento comienza una etapa diferente. Mamá y bebé conforman un dúo inquebrantable. El padre (y por ende cualquier otra persona) no cuenta para el incipiente psiquismo del niño. Es esperable y deseable que así sea. Quedar fuera de ese círculo, aunque sea temporariamente, es un duro golpe al narcisismo del padre y las reacciones ante esta situación son de lo más variadas.

Muchos hombres cuentan con la madurez necesaria como para, desde el margen, esperar los tiempos de la dupla madre-bebé cumpliendo el fundamental rol de brindar soporte y contención. De todas maneras, aunque madre hijo pasen la mayor parte del tiempo juntos, sería importante crear momentos en los que el padre pueda generar lazos con su bebé: cambiarle los pañales, acunarlo, hablarle, cantarle, llegado el caso, son unas de las tantas maneras de hacerlo.
 
En términos generales, se podría decir que el padre comienza a tener importancia en la vida del pequeño durante el segundo semestre de vida. Sea cual fuere la orientación teórica que elijamos, los autores que se han dedicado a estudiar el desarrollo temprano del psiquismo coinciden en que “algo” sucede promediando el primer año de vida. Deja marcas imborrables en la vida del bebé y tiene que ver con que su aparato psíquico está en condiciones de percibir un tercero: algo o alguien más allá de él mismo y la madre.

El padre tendrá un rol decisivo de la vida de su hijo ya que sus actos y palabras pasarán a formar parte de la persona y del psiquismo del propio infante. Esto es muy importante remarcarlo: no sólo actuará como ejemplo, será in-corporado (hará cuerpo) en el niño.

El padre cumple una función cultural reconociendo en el registro civil (institución social) a su hijo, dándole un apellido y otorgándole un lugar en el linaje de las generaciones. Otra de las importantes tareas paternas tiene que ver con encarnar la representación del orden y la ley, respaldando la autoridad ejercida por la madre y estableciendo, al mismo tiempo, una jerarquía en la relación del niño con ella. Es fundamental que la madre acompañe este movimiento sosteniendo y habilitando al padre a ejercer su función. Si todo va bien, el proceso decantará en una identificación del niño con la ley paterna, lo cual será el germen del Ideal del Yo del pequeño. ¿Por qué es importante?

¿Esto qué significa? Que gracias a esa instancia en un futuro el niño podrá desenvolverse por sí mismo, ejerciendo sus propias normas y valores.
Ser papá es una aventura que dura toda la vida, no hay destino de llegada. Es una travesía ardua y maravillosa, llena de encuentros y desencuentros con ese ser que es otro aunque se lo sienta propio.

Por otra parte no hay manuales de crianza y de haberlos, tampoco servirían, porque no hay un hijo igual a otro. Pero no se desalienten, esto no es un mal comienzo, tal vez estas dudas brinden la cuota de prudencia y de reflexión necesarias para tratar de hacer en cada momento lo mejor posible. Les deseamos que este viaje lo emprendan con mucha ternura y paciencia, sabiendo que va a haber errores -propios y ajenos- y que esos obstáculos son parte necesaria del camino.
Buen viaje,


 FORUM INFANCIAS MAR DEL PLATA-COLEGIO DE PSICOLOGOS DISTRITO X –
Neuquén 2235 – Tel.: 0223-474-011.
Lic. en Psicología Adriana E. Vuoto M.P. 46.203.
Lic. en Psicología Maria Eugenia Rubio M.P. 47.340, M.N.31.914.
 
Freud, S.: El Yo y el Ello (1923). O.C.  T. XIX. A.E.
Herzog, J. M. & Lebovici, S. (1995): El padre. En S. Lebovici & F. Weil-Halpern: La psicopatología del bebé (pp. 70-78). Mexico, DF, Mexico. Siglo XXI.
Lacan, J.: Estudio sobre la Institución Familiar. Ed. 904. Buenos Aires, Argentina. 1977.
Liliana Nieri: http://www.psicologiacientifica.com/paternidad-responsable/
Mahler, M.: El nacimiento psicológico del infante humano.

 

 

 

 

 

 



Las fotos son ilustrativas

AUSPICIANTES

BabyOne
Figurella
San Up
LifeCell
Child's
Cedeac
Clinica Pueyrredon
Live & Love Lenceria

ACOMPAÑANTES

Vanesa Widmer Franul Fotografa
Hotel Spa Republica
SwissJust MDQ
Felpa, decora tu espacio
Kata creaciones pediatricos
Encuentros Futuras Mamas y Papas, Mar del Plata

LUGAR
Hotel Spa República
Córdoba 1968, Mar del Plata.

ORGANIZADORAS
Maria Julieta de Frias y Julieta Segura
Encuentrode Futuras Mamás y Papás nace en Mar del Plata, en Octubre de 2009 y este año festeja su 7mo ANIVERSARIO, abriendo sus puertas a los futuros padres, acompañantes y mamás recientes en el HOTEL SPA REPUBLICA de Mar del Plata, ubicado con cómodo acceso en la zona céntrica de la ciudad. Un espacio cálido e íntimo, accesible para mujeres con embarazos avanzados.
Nuestro mayor anhelo es brindarles un momento donde poder relacionarse de igual a igual con sus pares y de esta manera, intercambiar sensaciones, hablar de sus miedos, emociones y compartir un gran momento de sus vidas: la llegada de UN HIJO.

ARRIBA